11 octubre 2010

Cita 11 de octubre - Gustavo Adolfo Bécquer

      
Asomaba a sus ojos una lágrima
      Y a mi labio una frase de perdón;
      Habló el orgullo y se enjugo su llanto
      Y la frase en mis labios expiró.

      Yo voy por un camino; ella, por otro;
      Pero al pensar en nuestro mutuo amor,
      Yo digo aún, ¿por qué callé aquel día?
      Y ella dirá, ¿por qué no lloré yo?


 Gustavo Adolfo Bécquer  (1836 - 1870) 

18 Comentarios:

mucho_que_contar dijo...

La de cosas que se queda la gente sin saber por no hablar. Y sin embargo la de cosas que sí nos atrevemos a escribir. Esta rima es de las que más me gustan, quizá porque cuando era adolescente y descubrí al maestro, en esta me veía perfectamente reflejado.

Maravilloso, Princesa, como siempre. Bonita manera de empezar la semana. Un besito muy grande.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Rimas perfecta de un sevillano universal...

Saludos y un abrazo.

Irewen dijo...

Gracias por traérmela hoy, necesitaba enamorarme de nuevo y Bécquer es único para conseguirlo. Qué tendrá este hombre que sigue haciéndome estremecer como el primer día cuando leo una de sus poesías. Qué tendrá que sigo sintiendo y paladeando sus palabras aún cuando mis ojos se apartan de las escritas.

Qué razón tiene, cuántos malos entendidos y palabras no dichas separan a parejas.

Besitos

Maoram dijo...

adoro a becquer!

Claire Van der woodsen dijo...

No hay nadie como Bécquer, y la poesía que has elegido es P-E-R-F-E-C-T-A.

Me gusta mucho tu blog, te sigo ;)

Un besote!

César dijo...

Saludos Princesa Amidala. Antes que nada debo decirte que hace mucho que no leía a Bécquer. Por tal motivo, me alegra haber podido leerlo en esta ocasión.

A veces en algunas ocasiones callamos por muchos motivos, entre ellos el orgullo, los sentimientos verdaderos y como dice el poema únicamente en la soledad admitimos nuestro error.

Hasta pronto, que estés bien.

Icíar dijo...

Magníficos versos. Cómo nos cuesta, a veces, arriesgarnos.

AKASHA BOWMAN. dijo...

Mis amigos más queridos últimamente parecen empeñados en emocionar este danzarín corazoncito y esta alma negra y melancólica. Con Bécquer es un apuesta segura. Este poeta romántico, de aires y presencia gótica, encierra un mundo interior muy rico y variado, y una existencia personal del todo zozobrada y saturada de nostalgias. Un carácter propenso al pesimismo y que, sin embargo, hacía llegar al lector con facilidad cualquier sentimiento, cualquier emoción.

(No te rías: de jovencita he llorado muchas veces pensando en lo que me hubiera gustado haber conocido a este gran hombre en su época y sanar su alma afligida con mi seguro amor. ¡Me parecía un espíritu tan torturado y sensible que me mataba imaginarlo infeliz!)

Besos amiga

Princesa Amidala dijo...

Hola mucho_que_contar,
los motivos que nos hacen callar son tantos y tan variados. Como apunta el maestro, a veces es por orgullo, otras por timidez, por comodidad...pero en casi todos los casos es el miedo el mayor responsable. Miedo a fallar, miedo a que nos hieran, miedo a no estar a la altura...

Me alegra haber escojida una rima de las que guardas en buen recuerdo, aunque he hecho trampilla porqué yo ya sabía que te gusta mucho Bécquer, digamos que hoy no me he arriesgado...

Un beso grande y feliz semana que empieza.

Princesa Amidala dijo...

Hola Antonio,
un maestro entre los maestros nuestro Bécquer, me alegro que te haya gustado.
Un abrazo grandote.

Princesa Amidala dijo...

Mi querida Irewen,
aquí me tienes a mandar, tú pide que se te concederá preciosa, ese parón lector que te perturba pasará hazme caso...ya verás que el día menos pensado tus ánimos se renuevan y tus ansias lectoras se regeneran. Es algo que a todos nos pasa de vez en cuando, las preocupaciones, las épocas de cambios...

Cuidate guapa y me alegra que nuestro maestro Bécquer haya conseguido revitalizarte ni que sea por un momento.

Mil besos.

Princesa Amidala dijo...

Maoram,
creo que la adoración que sentimos por nuestro querido Bécquer es una plaga maravillosamente extendida.

Me alegra que te haya gustado, te leo guapa.

Princesa Amidala dijo...

Bienvenida Claire Van der woodsen,
como me alegra ver que nuestro querido Becquer despierta emociones en toda alma sensible, esta es una de sus muchas hermosas rimas,me alegra tenerte por aquí y espero verte a menudo.

Besitos.

Princesa Amidala dijo...

Hola Cesar,
me alegra haber sido yo la responsable de recordarte a este maestro. Un placer tenerte por aquí, y sí, sin duda a veces al no ariesgar salimos perdiendo mucho.

Un abrazo.

Princesa Amidala dijo...

Hola Icíar,
nunca me cansaré de elogiar a Bécquer, es de esos autores que aunque una se reconozca poco versada en poesía, no puede evitar emocionarse y reconocerse con sus bellas rimas.

Un abrazo y gracias por tu visita.

Princesa Amidala dijo...

Hola mi querida Akasha,
cada día observo un poquito más de tí y me doy cuenta que eres una gran escritora, entrañablemente nostálgica y sensible que evidentemente tienes un corazón muy danzarín pero lo que no creo bajo ningún concepto es que tu alma sea negra ^_^.

Me parece muy hermoso que una persona tenga esa gran vocación por la poesía desde tan pronta edad, lo que me cuentas sólo me reafirma en mi buen juicio de tí y me causa más admiración por la gran sensibilidad que demuestras.

Besos mi bella dama, espero poder visitar en breve su saloncito de épocas preciosas y leer junto a la ventana su hermosa historia.

Un fuerte abrazo y feliz semana.

Anabel Botella dijo...

No es bueno dejar cosas sin decir ni mostrar los sentimientos.

Lana Drown dijo...

Este poema me lo sé desde que aprendí a leer, porque estaba en mi casa, en un cuadrito de madera chiquitito, y me encantaba ;)

Afiliados

Lecturas de la princesa Amidala © 2008. Template by Dicas Blogger.

SUBIR  

Subir a Inicio